En los niños el problema suele ir disminuyendo hasta los  nueve años, siempre hay que realizar una serie de exploraciones y pasar por el pediatra para descartar patologías y otras causas como las lombrices etc. además acudir al dentista para saber si existen contactos dentales o interferencias que activen la musculatura mandibular y causen el rechinar.

El desgaste se empieza a manifestar más acentuadamente a partir de los 30 años sobre todo si existen interferencias en la oclusión que causen el frotamiento y roce entre los dientes.

Por otro lado tenemos a los bruxistas y apretadores cuya causa depende del sistema nervioso central, el stress o su configuración fisiológica,  que le lleva al apretamiento.

.Así, una vez eliminadas las posibles causas, como las maloclusiones y las patologías si persiste recomendamos que al menos de noche se use un aparato llamado férula para evitar ese desgaste. Aunque durante el día podría persistir sobre todo en situaciones de stress.

Para recuperar la forma y tamaño dental hay que recurrir a coronas y prótesis dentales acompañadas de férula nocturna.

 

Llámanos al 946 061 798.O si lo prefieres te llamamos: